Mi Corazón se alegra ante la valentía de Mis elegidos

"Qué tranquilo y contento estoy de que Mi hijo trabaje con Nosotros.
Qué alegría siente Mi Corazón ante la valentía de Mis elegidos, ¿quieres agradecerle por Mí?

 Amor de Mi Pasión, flor oculta que has crecido entre cardos para que tu Dios hiciera florecer un jardín en lo más profundo de tu corazón, allí donde habría de hacer morada tu amo y Señor… Ya nada queda por esconder al mundo.
Ya está todo dicho, ahora, habla por Mí, pequeña nada… Ahora ve a decirle al mundo que no es el hombre fruto de una probeta, ni puede Mi Espíritu culminar el soplo de una vida a voluntad del hombre pequeño y miserable… ¡Hombre soberbio que desafías a tu Dios, cuando en verdad eres apenas un gusano. ¿Qué si te convirtiera en Mariposa?

Ahora, hija buena, ya no debes tener temores, ve y dile al hombre que su desnudez sólo puede ser cubierta por Mi amor… No debes pensar en si te aceptarán o no, si deberás hablar o no. Yo te lo mando, ve al mundo y háblale de Mi Misericordia. Dile que Soy un Dios de amor y no de olvido. Si el hombre Me ama, ¿ cómo no voy a bendecir su destino?

Si el hombre se entrega a Mí, ¿cómo voy a olvidarme de esa entrega? Si el hombre hace Mi Divina Voluntad, ¿cómo voy a tener palabras que no sean de piedad y amor para él? Reconózcanme como a su principio y su meta y Yo los reconoceré hijos y herederos de Mi Reino.

Gracias, pequeña y corre a decir al hombre Mi amor y Mi dolor. Ve a contarle al mundo de todas las delicias que puede encontrar la criatura junto a su Señor.

Vayan, hijos Míos que ya casi no queda tiempo. El camino es largo y pedregoso para quien va descalzo, pero Yo enviaré a Mis ángeles para que acorten la distancia y recojan las piedras…
Entréguense sin medida, que su recompensa será sin límites…"

PC-63 2-Nov-96 El Señor

No hay comentarios: